Obviamente, hacer un vídeo es hacer una inversión en publicidad. Pero, en éste caso, puede ser una inversión muy rentable para una empresa. En primer lugar, porque gracias a las nuevas tecnologías y siempre que los videos corporativos sean de calidad, se asegura una difusión gratuita a través de las redes sociales y servicios de mensajería en teléfonos móviles (tipo Whatsapp).

En segundo lugar porqué, actualmente, los usuarios priman éste tipo de formato por su atractivo antes que el formato de texto o de audio, y porqué puede dar mucha más información que el formato visual, invirtiendo un poco más de tiempo.

Por último, los usuarios valorarán positivamente el hecho de que una empresa apueste por promoción a través de las nuevas tecnologías y de la visibilidad en la red de una forma atractiva y ligera.